Ferias: el color y el sabor de lo local

Los espacios de ferias y mercados campesinos acompañados por ATI, se cimientan en ejercicios de economía social y solidaria, desde los cuales se viven y multiplican las relaciones humanas, los acuerdos, los intercambios y las articulaciones entre diversos actores del circuito agroalimentario, reconociendo los saberes, tradiciones y conocimientos, así como los retos y dificultades que puedan superarse colectivamente para seguir consolidando capacidades locales que favorezcan la sostenibilidad económica, social y ambiental, como aporte significativo a la construcción de paz territorial. 

En este tipo de escenarios, se promueve la diversificación de la producción y de la transformación de alimentos, la revalorización de mercados locales, la recuperación de alimentos y sabores culinarios tradicionales, el consumo responsable de alimentos locales a través de principios de alimentación buena, limpia y justa. 

Así también, se resalta el vínculo y arraigo de los campesinos y las campesinas a la tierra y al agua, a través de actividades gastronómicas, de intercambio y venta de productos con precios justos, exposiciones fotográficas, recorridos locales, muestras artísticas, pedagógicas y culturales, incentivando el consumo sano y local, así como las relaciones solidarias entre productores y consumidores locales y regionales.