Laura Carreño

 

Soy Laura S. Carreño S. Mujer-Madre, 39 años. Nací en Colombia y Soy de la Patria Grande del Abya Yala. Estudie Trabajo Social UN, participé de la Especialización en Derechos Humanos con la UASB-Ecuador en el año 2003 y del Programa Educación para una Cultura de Paz 2008-2009, en Berlin-Alemania con Inwent y el Instituto Paulo Freire de Berlín.

Desde el año 2000, he venido aprehendiendo, haciendo experiencia de trabajo y acompañamiento con varias organizaciones no gubernamentales y sociales, en temas relacionados con derechos humanos, derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, en especial en municipios de Cundinamarca con población en situación de desplazamiento forzado, sectores populares y campesinado, lo cual fue forjando el rumbo hacia un proceso familiar – colectivo, unas búsquedas que posibilitaran aportar a la transformación social, económica y cultural en espacios concretos.

Desde hace 6 años dimos pasos como familia a caminar en el aprender-haciendo, donde vivimos, convivimos en colectivo y fuimos forjando un espacio agroecológico; la Agroecología poquito a poquito ha venido dándose como nuestra forma de vida, reconociéndonos y aceptándonos, haciendo ensayos y si no resulta lo esperado, es un gran aprendizaje para persistir; las búsquedas a nuestro ser interior -espiritualidad- se hacen dinámicas, diversas, permanentes.

Estos años compartidos interculturalmente me arraigan a seguir viviendo con y desde el trueke, la minga, el merkado, ya que somos la gente en acción con otras gentes dando y recibiendo cada quien productos, saberes y servicios, en lugares comunes, haciendo expresión sonora de “la otra economía…la del Buen Vivir y el Buen Convivir,...Ecológicamente, pluriculturalmente, iguales y diferentes en la Casa Común, el Oikos” (Pedro Casaldáliga).

Compartimos con mi compañero el disfrute de una hija e hijo autodidactas y en proceso permanente hacia más saberes, conocimientos y acciones que lleven a las autonomías personales y colectivas. Actualmente, los andares y caminos nos enlazan con ATI, donde intencionamos el seguir tejiéndonos en sentires y quehaceres con otros seres vivos de la Pacha Mama.

 

 

 

 

EA