La posibilidad real de acceso a formas de distribución diversas, justas y sostenibles para la Agricultura Familiar es un eje vertebral para las más de 120 organizaciones que integramos la Red Nacional de Agricultura Familiar RENAF, desde su consolidación como comité de impulso hace cinco años y nuestra constitución como red el año pasado.

Definimos la Agricultura Familiar como un sistema socioeconómico y cultural con formas y escalas de relación con el territorio bien definidas, privilegiando la pequeña propiedad y/o la propiedad comunitaria, la participación familiar en la producción agrícola, pecuaria, pesquera y de transformación artesanal de alimentos, así como las relaciones locales para el mantenimiento social, cultural y económico de la vida.

Acorde con estas características se fue consolidando en la Red la propuesta de articulación de iniciativas de comercio justo de la Agricultura Familiar, basada en propuestas viables, diversas, diferenciadas y sostenibles de la Agricultura Familiar, hacia la distribución de los alimentos producidos y transformados en ella. 

De esta manera alimentamos la idea de dinamizar desde el interior de la RENAF una campaña que tuviera por objeto la visibilización y posicionamiento de los mercados étnicos, campesinos y agroecológicos. Idea que se fue consolidando desde el 2016 con una serie de reuniones con y entre los mercados que ya para entonces formaban parte o eran aliados de la RENAF.